Archive for the ‘Injusticias’ Category

Las cunetas del franquismo

Miércoles, junio 10th, 2009

e7-9-vilavicosa-03.jpgPara ampliar la foto haced clicen ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros.

Estoy segura de que si la Guerra Civil la hubieran ganado los republicanos, no habría ni un franquista enterrado en las cunetas, junto a las tapias de los cementerios, en los vertederos… Se les habría dado un entierro digno -al menos ése era el ideario que abrazaron millones de almas de ese pensar-. Muchos de los famiiares de esas almas andan perdidos en busca de sus restos para depositarlos en un cementerio con la dignidad que les corresponde. Pero no les dan los permisos.

Sin embargo, jueces de sotana y sacristía y de los que firman sentencias, además de las diferentes Administraciones -como las avestruces- no sacan la cabeza de los agujeros en los que se esconden. ¿Es esto democracia y reconciliación? ¿A qué juega el PSOE? ¿A decir que sí a la apertura de fosas pero escudarse en aquellos caciques, todavía vivitos y coleando, que no lo permiten? ¿Para cuándo una firma aceptando que los familiares que todavía viven -cada vez menos- entierren a sus muertos con la dignidad que les corresponde? No necesitan pompas ni boatos, ni que los franquitos que quedan lleven a nadie bajo palio. Lo único que quieren estas familias es encontrar a sus padres, hermanos, hijos y enterrarlos para descansar. Exactamente igual que aquellos que sí lo están desde el fin de la guerra, a pesar de haber dado un Golpe de Estado.

¿Se puede boicotear la apertura de tumbas y dormir tranquilos? ¿Qué clase de ideología gobierna este país, que continúa asumiendo las pautas de la derecha en cuanto a las exhumaciones? Ya está bien.

Menos mal que la jueza Tania Chico, de Benavente, ha ordenado la apertura de una fosa. Espero que el efecto dominó se haga patente y los auténticos jueces de paz pongan en marcha y, deprisita que no queda tiempo, el desenterramiento de los ajusticiados -sin juicio ni condena de por medio-  hace la friolera de unos setenta y tres años. ¿Hay quién aguante más?

Un “cardenal” en el Cañizares

Lunes, junio 1st, 2009

escanear0001.jpgPara ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

El río Cañizares se abre paso, bronco, entre cañizos -de ahí su nombre- que suele arrastrar. Mientras tanto suelta exabruptos como blasfemias, al tiempo que enciende velas a intereses ocultos y arrolla otros objetos al uso cuando se cruzan en sus circenses piruetas. 

El cauce de este río no controla las embestidas en el discurrir del agua; así pues salpica de cazcarrias a quienes no se apartan de su camino. Y si no hay nadie a quien manchar, se lo inventa. 

Dicen que este río es muy piadoso y ostenta un alto cargo en la iglesia fluvial. Sin embargo, el Cañizares -cada vez más ennegrecido- no puede entender por qué la gente se lleva las manos a la cabeza por aquellos subafluentes mojados y manchados hasta las trancas al arrasar purezas infantiles cuando -insisten- hay gentuza abortando el nacimiento de otras fuentes de vida en camino hacia los lechos de estos ríos. 

No se pierdan el incomprendido rasero por el que discurren el Cañizares y sus subafluentes; luego pásmense, si todavía no lo han hecho, con el Mayor -en dique seco desde que perdió el puesto a dedo en la nomenclatura PePina- defendiendo con capa y espada las tesis del Cañizares y su zambomba, un poco antes de ser corregido por quienes le han colocado en el disparadero hacia Europa. ¿Con qué calibre le envían al exilio? Ya se sabe no te fíes de los tuyos porque ¿quiénes son y dónde están?

¡Un poquito de por favor y menos Españas de pandereta y sacristía! Aunque lo hayan olvidado tenemos la Constitución que hemos conquistado después de que muchos ríos como el Cañizares llevaran bajo palio al dictador. ¿No sería mejor que de una vez por todas, salieran de su sinuoso y estrangulante cauce y se relacionaran con el mundo, no el que habitan, tal cual les manda la iglesia fluvial, se casaran y tuvieran hijos? Pues eso. Colorín, colorado, este cuento se ha acabado. ¡Ya está bien, hombre!

De piedra

Viernes, mayo 22nd, 2009

e2-3-the-city-0.jpgPara ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

¿Cómo es posible que el diputado Trillo, ex ministro de Defensa con el PP y fervorísimo del Opus, se vaya de rositas dejando que carguen con las consecuencias del Yak-42 los militares bajo su mando? ¿Cómo permite que les cuelguen el marrón cuando fue él quien les dio la orden por la que han sido juzgados? Se ve que en esto no entra el credo del señor Trillo, de hecho sólo se acuerda de santa Bárbara cuando truena.

A este señor se le conocen aventuras variopintas en los puestos de los que se ha encargado. También se le recuerda como martillo de herejes -aquellos que no piensan como él- a los que no ha dejado de patear con su florido y afilado verbo. De hecho su gracejo zumbón reparte leña y enciende la lumbre donde sus contrarios se queman.

¿Será la pandemia porcina la que aniquila la decencia del Partido Popular? No es de recibo que con ese desparpajo torero, mareen al respetable a base de derechazos constantes y se olviden con chicuelinas sin arte. Y, además nadie dimite y Rajoy lo bendice y admite.

Lo cierto es que las familias de los fallecidos en el accidente del Yak-42, se han quedado de piedra al escuchar la sentencia contra tres militares mientras el ex ministro Trillo ni siquiera permite preguntas en la rueda de prensa en la que evitó asumir responsabilidades. ¿Cómo se hace eso? Pues con la cara; mucha cara de pedernal y sin ningún sentido de la dignidad. ¡Menuda representación parlamentaria! ¡Que Dios les coja confesados, por lo menos!

El psiquiatra de los perdedores

Jueves, mayo 21st, 2009

c-15.jpgPara ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

Carlos Castilla del Pino no tuvo que esforzarse mucho para ser un resistente de la izquierda, y un médico que dignificó a los enfermos mentales después de enfrentarse a las heridas de aquellas almas que habían perdido la Guerra Civil y pasaban por su consultorio, ubicado en el Dispensario de Psiquiatría e Higiene Mental de Córdoba. Esos perdedores  enloquecieron tras salvar su vida, gracias a esa ruleta rusa que da la suerte o la quita, o quizás fuese el destino o el que no les tocaba morir. Sin embargo, la salvación física no encerraba la psíquica. El trato dado por los vencedores a esos hombres y mujeres fue inhumano.

Castilla del Pino saltándose normas carcelarias, elevó a rango de excelencia el trato con los enfermos. Por eso estudió y escribió sobre el delirio, la tristeza, la depresión, la incomunicación… con el fin de aprender sobre el dolor humano y tratar de entenderlo; con el fin de si no curarlo, al menos mitigarlo. Por muy duro que fuera ese destino, el académico Castilla nunca olvidó esa dualidad -dos rostros: el que enseña y el que guarda- que vive permanentemente en nosotros, ni tampoco a esos hombres destruidos por la sinrazón de una guerra y por el odio que les persiguió hasta casi su aniquilación.

Ahí quedan sus obras para toda la vida, no sólo para estudiosos sino también para profanos a los que nos gusta sumergirnos en ese desconocido mundo del trastorno, la melancolía y la disfunción. ¿Acaso estamos libres de padecer estos desmanes de la naturaleza humana cuando cualquier sufrimiento puede quebrar las mentes? No lo olvidemos: la carencia de cordura puede tomar cuerpo con un solo clic.

El pluriempleo de sus señorías

Lunes, marzo 30th, 2009

escanear0005.jpg Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción por otros).

¡Menuda conciencia social tiene nuestra clase política! Esa dedicación laboral a dos o tres bandas me parece un insulto a la inteligencia de los votantes y de los trabajadores en paro. Pero claro, a puerta cerrada, con el secretismo de alcoba y sacristía, el presidente del Parlamento y los diputados, se lo comen, se lo guisan y lo consagran.

Tenía entendido -¡si seré tonta!- que la cosa publica -claro que llamándola cosa, ¿qué podía esperar?- era dedicación exclusiva y con las guardias que las leyes demandaran; como bien sabemos no es sólo tirarse los trastos a la cabeza y poner las pertinentes zancadillas a cara de perro sino legislar para mejorar la vida de los ciudadanos y gobernar con manos de seda (aunque se utilice, también, mucha pezuña) un país, que no hace mucho, latía al son de la dictadura franquista.

También pensaba que hacer política era mirar por los otros y no por uno mismo. Resulta que estoy herrada con hache, porque cuanto sucede en el Parlamento del pueblo, es como la coz de un pura sangre.

Al parecer sus señorías no tienen bastante con sus sueldos de diputados, más los pluses por estar destinados a alguna que otra comisión y como, por si fuera poco, a través de esta lanzadera han conocido y conocen a relumbrones de la banca, de los despachos de abogados con pedigrí, de consejos de administración de lo que sea, pues han decidido dedicar todas las horas que se ausentan del hemiciclo a sus otras labores.

A ver, que me lo expliquen: ¿por qué se permite a sus señorías esta doble o triple vida laboral cuando hay tantos ciudadanos -algunos mucho mejor preparados que ellos- sin trabajo? Y sin esos matrimonios de hecho y cohecho que bendice la política.

“Son los contactos estúpida”, dirían emulando a Clinton cuando en un cara a cara se lo soltó a Bush en masculino, sólo que en ese caso refiriéndose a la economía. Para llorar, ¿qué no?

El sol no sale para todos

Miércoles, marzo 25th, 2009

e16-8-benares-5.JPG   Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

He querido dejar pasar unas semanas antes de hablar del 11-M porque prefería meter las ideas en el congelador antes de escribir, por temor a decir sin red, lo que sentí al ver cómo el PSOE se quedó a la altura del betún por no acompañar a las víctimas.

Pero no, ellos tenían que olvidar que su protagonismo de campaña electoral había que abandonarlo en cualquier descampado y, tapándose la nariz (eso hizo Inés Sabanés y ¡olé sus narices!) debían haber estado en el homenaje de la Comunidad de Madrid.

¿Qué importa que la Presidenta estuviera con su desfachatez habitual? ¿A quién le duele que haya cerrado una investigación sobre los espías cuando son ellos mismos los que se espían y, además, lo sabemos y lo saben? ¡Hay amores que matan aun cuando sean del mismo partido!

Insisto, ¿Han de pasar los socialistas por encima del dolor de unas personas que, en muchos casos todavía esperan que les resuelvan sus problemas por vía de indemnizaciones, ayudas domiciliarias, etcétera? Pues no, señores del PSOE. Del PSOE son, ¿no?

No hay mayor denuncia que la elegancia, y con ella estar ahí, no por paripé a Esperanza, si no como apoyo leal a quienes sufrieron y sufren el olvido, monumento incluido.

No nos engaña la Presidenta Marquesa que va al homenaje como si se tomara un agua, azucarillos y aguardiente. Pero ¿qué más nos da si estamos preparados a sus desatinos y desaires? Sin embargo, que el PSOE, con su secretario general de Madrid a la cabeza, insulte a la inteligencia de los ciudadanos con unas disculpas trasnochadas e impropias de un político que pretende gobernar la Comunidad, es una vergüenza imperdonable. 

Menos mal que Pilar Manjón y la Asociación que preside ya están curados de espanto porque saben meridianamente que nuestros políticos no han dejado de meter la pata y hacerles feos.

Luego se preguntarán el por qué no ganan. Y los madrileños tendremos que continuar tragando quina.

¡Qué pena, el sol no sale para todos! 

El traje

Lunes, marzo 16th, 2009

c-84.jpg  Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

Hay políticos que sus buenas maneras  les han dejado en cueros. Bien es verdad que gastar, lo que se dice gastar, no han gastado absolutamente nada de su bolsillo, pero sí del de los contribuyentes, sean de su tierra o del Estado. Lo que más me pasma es esa postura de indignación con la que se enfrentan a los periodistas. En el fondo la FAMA les pone y, ¿qué más da que estén hablando de ese guardarropa tan inmenso, intenso y benéfico que le ha caído directamente desde el cielo a su armario postinero?

Pues con la que sigue cayendo, sus compañeros de partido sólo nadan y guardan la ropa -nunca mejor dicho- porque dicen: santa Rita, Rita -oportuno al ser alcaldesa del mismo partido y no sabemos si de trajes- lo que se da no se quita y se mantiene en silencio aunque al final resucita.

¿Veremos, por fin pedir perdón, pagar los trajecitos y dimitir a esta gente que se pone un esmoquin regalado para ir a ver al Papa, porque es el jefe de sus creencias, y esos descuidos  le importan menos que el uso del condón? ¡Ay, Señor, Señor! ¡Cosas veredes, querido Sancho!

Pues nada, Francesc, al ruedo y a torear, aunque no estaría mal cuidar esa sonrisa porque ya sólo enseñas una mueca de ceniza.


Yo estaba allí

Miércoles, marzo 11th, 2009

e15-2-nino-hotel-blog.jpg  Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

Era 1973, de eso ha llovido mucho. España todavía no había alcanzado la ansiada democracia. Vivíamos en una dictadura moribunda pero nos permitían viajar a los Paises del Este, para que viéramos que allí estaban igual pero mandando los del otro lado del telón: los comunistas.

Dictaduras ni verlas. Vengan de donde vengan y se vistan de celofán o de lagarterana -que diría mi muy querido Forges-. La democracia con sus imperfecciones ¡y tiene a kilos! siempre será preferible a aquella oscuridad que, aquí sufrimos durante cuarenta eternos años. Prefiero poder poner y quitar a aquellos que se dedican a la cosa pública y que también la tratan como si fuera sólo cosa, y sin reconocer que están ahí, precisamente, gracias al público que algo tenemos que decir aunque carezcamos del vocerío que algunos utilizan en su propio beneficio.

Pues bien, a este niño polaco me lo encontré en el hall del hotel en el que me hospedé y me pareció la imagen, cruda y dura, de lo tristes que éramos quienes aguantábamos con dolor, miedo y carencias, aquello con lo que los sociópatas dirigentes nos ametrallaban.

No sé su nombre. Él tampoco supo quién era yo.

El poder, ese aniquilador de conciencias

Viernes, marzo 6th, 2009

 e2-9-mimo-fringe-0.jpgPara ampliar la foto haga clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

¿Nos hemos preguntado alguna vez, cuando tenemos la oportunidad de dirigir algún equipo humano, algún trabajo, alguna concejalía, alguna comisión del Parlamento… qué significa el poder hacer o dejar de hacer o cómo hacerlo? Creo que nos cuestionamos poco. Que cuando alcanzamos un puestito sea político, de empresa, de familia, de ONG, se nos olvidan los orígenes, y nuestros afanes se dirigen al ordeno y mando y además me llevo esto porque puedo, quiero y el que venga atrás que arree.

Lo que está pasando en la Comunidad de Madrid y, al parecer en Ayuntamientos y otros lugares en los que gobierna el PP, es algo que me pasma. No tanto lo que sucede si no la cara dura de quienes nos dirigen y esconden. ¿Cuánto esconden, además de la vergüenza? Me duele en el alma ver cómo sus programas de gestión fabulan con el deber, la obligación y transparencias y en cuanto que nos damos la vuelta y dejamos los muebles, se los llevan. Y lo que es peor aquí no dimite nadie. ¿A qué esperan o a qué esperamos nosotros para exigirlo?