El traje

c-84.jpg  Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

Hay políticos que sus buenas maneras  les han dejado en cueros. Bien es verdad que gastar, lo que se dice gastar, no han gastado absolutamente nada de su bolsillo, pero sí del de los contribuyentes, sean de su tierra o del Estado. Lo que más me pasma es esa postura de indignación con la que se enfrentan a los periodistas. En el fondo la FAMA les pone y, ¿qué más da que estén hablando de ese guardarropa tan inmenso, intenso y benéfico que le ha caído directamente desde el cielo a su armario postinero?

Pues con la que sigue cayendo, sus compañeros de partido sólo nadan y guardan la ropa -nunca mejor dicho- porque dicen: santa Rita, Rita -oportuno al ser alcaldesa del mismo partido y no sabemos si de trajes- lo que se da no se quita y se mantiene en silencio aunque al final resucita.

¿Veremos, por fin pedir perdón, pagar los trajecitos y dimitir a esta gente que se pone un esmoquin regalado para ir a ver al Papa, porque es el jefe de sus creencias, y esos descuidos  le importan menos que el uso del condón? ¡Ay, Señor, Señor! ¡Cosas veredes, querido Sancho!

Pues nada, Francesc, al ruedo y a torear, aunque no estaría mal cuidar esa sonrisa porque ya sólo enseñas una mueca de ceniza.


One Response to “El traje”

  1. Anónimo dice:

    ¿Cómo es posible que el señorito Camps mantenga que se ha pagado sus trajes despúes de que ese “señor” dueño de la tienda haya despedido al sastre porque le ha llamado Garzón a declarar y además no le haya pagado la indemnización?

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.