Cerezos en flor y Gran Torino

  escanear0002.jpg Para ampliar la foto haced clic en ella. (Foto propiedad de la autora. Sin permiso de reproducción a otros).

 Este fin de semana vi dos grandiosas películas. Cerezos en flor es de Dorris Dorrie y, Gran Torino de Clint Eastwood, que también actúa. Escribo de las dos al tiempo porque, a pesar de las culturas diferentes, tienen muchas más semejanzas de las que imaginamos. Los protagonistas son personas mayores, unos hijos en tierra de nadie y otros personajes de apenas veinte años, que nada tienen que ver con los protagonistas y, sin embargo, les aportan el amor congelado del que apenas se acordaban.

En teoría, ese amor tendría que darlo la familia, los hijos en el caso de estas dos historias, pero es imposible. No voy a juzgar a los hijos porque según se intuye, padres e hijos son unos auténticos desconocidos y si así se siente, ¿no será mejor querer a aquellos que sin conocerte te dan la vida, ya sea con la presencia, con un guiño, una sonrisa, una postura, plantando cara o, sencillamente, llevándote a la estación del metro correcta?

¿Por qué nos colgamos tanto de las negruras cercanas o instaladas a nuestro alrededor familiar, cuándo la otra, no la que nos ha venido porque sí, sino la que vamos haciendo con el contacto, el cariño, la verdad por delante es con la que podemos seguir aprendiendo a ser mejores personas?

A veces por ceguera, por miedo a repetir los mismos tristes errores o… Pues todo esto es lo que me han hecho sentir estas dos bellas historias del cine. No dejéis de verlas.

1972-ford-gran-torino.jpg

2 Responses to “Cerezos en flor y Gran Torino”

  1. Concha B. dice:

    Respecto a Gran Torino, aparte de la especial sensibilidad de Clint Eastwood, que cada vez me deja más asombrada (está visto que es posible mejorar y evolucionar siempre), lo que más me impactó fue ese desconocimiento de una misma que pueden llegar a tener las personas más cercanas; hasta tal punto que puedes parecer vivir dos vidas simultáneas en sendos universos paralelos. Y no sólo eso, sino que una tampoco puede decir que se conoce ni cómo va a reaccionar y actuar hasta vivir determinadas situaciónes o sentimientos. Con lo cual se llega a la conclusión de que podemos llegar a escondernos enormemente ante los demás y ante nosotros mismos. ¿Por qué ese ocultismo? Da que pensar

  2. tote dice:

    Aquí estoy, visitándote. Sólo he visto “Cerezos en flor”, pero me ha parecido de lo mejor que he visto últimamente.
    ¡Cómo disfruté pese a las lágrimas que derramé durante gran parte de la película! Espero que algún día podamos hablar de ella cara a cara… Porque también me acordé de ti.
    Me gusta tu blog.
    Besos

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.